(5151) 209245 // (51) 948722775
  comunicacion@girh-tdps.com
  Urb. Villa del Lago Mz. “L”, Lote 11, Edificio ANA (AAA) Titicaca (Puno - Perú)
      
(5151) 209245 // (51) 948722775
comunicacion@girh-tdps.com
Urb. Villa del Lago Mz. L, lote 11, Edificio ANA (AAA) Titicaca (Puno - Perú)

Fecha de Publicación: 8 de octubre de 2020

La dramática disminución de poblaciones de la Rana Gigante del Titicaca debe ser abordada con los pescadores

La dramática disminución poblacional que sufre la Rana gigante del Titicaca (Telmatobius culeus) en Perú y Bolivia, debe ser abordada hoy con los pescadores del Lago Titicaca que en un 98 por ciento son los que en primera instancia capturan a estos anfibios y en muchos casos, en vez de devolverlos a su hábitat, las venden para el consumo y autoconsumo humano.

Hasta ahora no hay un método de sostenibilidad que equilibre la alta demanda de la rana gigante del Titicaca, no sólo entre los turistas que visitan el Lago Titicaca, compartido por Perú y Bolivia, sino también las personas que confían en sus poderes curativos y fortificantes, situación que incrementa el peligro que afronta esta especie, por lo que ambos países realizan desde hace muchos años varios intentos por preservarla.

En peligro de extinción

Siendo que es endémica del lago Titicaca, la Rana gigante está considerada como en Peligro Crítico (CR) tanto en Bolivia como en Perú y como En Peligro (EN) por la Unión Internacional para Conservación de la Naturaleza (UICN), y en sus intentos por salvarla, son varias entidades que las crían en cautiverio en distintos países del mundo, como en  el zoológico de Huachipa en Lima, en el Museo de Historia Natural Alcide d’Orbigny de Cochabamba, y hasta en el zoológico de Denver en Estados Unidos.

El Zoológico de Denver es una de las instituciones que, junto al Museo de Historia Natural Alcide d´Orbigny (Bolivia), Museo de Zoología de la Pontificia Universidad Católica de Ecuador, Natural Way – Perú y la Universidad Peruana Cayetano Heredia encabezados por la Fundación para las Ciencias, han conformado un equipo para realizar estudios que determinen la caracterización de los hábitats subacuáticos de esta especie, evaluar su estado poblacional y la genética de sus poblaciones.

Estos estudios que captarán el interés de los pescadores de la región se llevan a cabo en el marco del proyecto Gestión Integrada de los Recursos Hídricos del sistema Titicaca-Desaguadero-Poopó-Salar de Coipasa (GIRH-TDPS) un proyecto binacional liderado por el Ministerio del Ambiente (MINAM) del Perú, el Ministerio de Medio Ambiente y Agua (MMAyA) de Bolivia y los ministerios de Relaciones Exteriores de ambos países, que tiene el propósito de promover la conservación de la Rana gigante del lago Titicaca.

 

 

 

El grupo de científicos cargo de estos estudios llevó a cabo, durante la semana pasada, talleres para socializar la propuesta metodológica que utilizará en los Estudios Complementarios del proyecto GIRH – TDPS “Caracterización de hábitats subacuáticos de la Rana Gigante a través de la técnica de Transectos por Snorkel en el Lago Titicaca” y en  “Evaluación genética de las poblaciones del género Telmatobius en el Lago Titicaca y zonas adyacentes”.

En estos talleres se ratificó que la principal amenaza que enfrenta la rana Gigante del Titicaca es la colecta y comercio ilegal con fines medicinales, nutritivos o afrodisiacos, en jugos, platos y hasta en harina o preparada en conservas.

De acuerdo con una investigación, en el año 2016, se estableció que anualmente se comercializaban 26 500 ranas gigantes del Titicaca sólo en Huatajata y Copacabana en Bolivia.

Fotografía: Stephane Knoll
Noticias Relacionadas